Seleccionar página

Uno de los documentos necesarios para vender una casa en España es el certificado energético. Entre ellos, el consumo de energía de la casa en condiciones normales de vida se evalúa y califica sobre esta base. Este último va de A a G. Hasta ahora, era obligatorio un certificado energético de una casa antes de poder venderla. Si bien esto no ha cambiado, se han agregado nuevas circunstancias desde el 3 de junio donde este documento es obligatorio. Si estás por vender tu vienda, ¡esto te interesará!

Si el edificio es antiguo, es necesario solicitar un certificado energético

Uno de los cambios más importantes impuestos por las nuevas regulaciones es que los edificios deben aprobar el inspección técnico de los edificios (ITE) también deberán gestionar el certificado de eficiencia energética.


ITE es obligatorio vender tierras en edificios con cierta antigüedad. Esto varía de un municipio a otro, pero en general la inspección debe realizarse por primera vez cuando el edificio tiene más de treinta años. Luego debe repetirse cada diez años. A partir de ahora, los certificados energéticos deberán tramitarse de forma obligatoria en todos los edificios en los que se implante la ITE.

Si la vivienda tiene la calificación energética más baja, el certificado debe renovarse cada cinco años.

Hasta el momento, el Certificado de Eficiencia Energética tiene una vigencia de diez años. Así, si este plazo no se ha cumplido en el momento de la venta de nuestro vivienda desde el último inventario, no hay necesidad de volver a tramitar la solicitud. Ahora bien, si una vivienda tiene un Certificado Energético G, el certificado energético más bajo, su validez es de tan solo cinco años. ¡Así que debemos tener cuidado con la venta de nuestro apartamento! Si solicitamos un certificado hace más de cinco años, tendríamos que volver a solicitarlo antes de vender la casa.

Las agencias inmobiliarias y los particulares están obligados a incluir etiquetas energéticas en las publicaciones del viviendas

Si bien esto no es nuevo, es importante recordarlo. Cuando publicamos nuestro vivienda en venta, ya sea en un portal inmobiliario, en el escaparate de una agencia inmobiliaria o en la vía pública, la calificación energética del inmueble es obligatoria. Si no lo hacemos, nos podemos enfrentar a sanciones, en general, en torno a los 300 euros. La nueva normativa añade la obligación de incluir etiqueta energética en los folletos de los vivienda de alquiler. 

Si contratas a un agencia inmobiliario para vender tu vivienda, tu agencia se encargará de todos los trámites, incluida la certificación energética. ¡Aquí puede encontrar especialistas inmobiliarios en comprar ventas de inmuebles que trabajan porque se merece que todo salga bien.

Compartir

Certificado enegica min

Nuevo reglamento sobre el certificado energético